viernes, 15 de abril de 2011

Trasmoz, el pueblo de las brujas

Provincia: Zaragoza
Situado a una distancia aproximada de 10 kilómetros de Tarazona y a unos 3 kilómetros de Vera de Moncayo y el Monasterio de Veruela, el pueblecito aragonés de Trasmoz es sobradamente conocido por la tradición relativa a sus brujas, tema al que tiene dedicado un pequeño museo y también por ser uno de los lugares de cuyas leyendas y tradiciones se nutrió la fértil imaginación de Gustavo Adolfo Bécquer. De hecho, y como homenaje, existe una estatua del poeta junto a las murallas de su arruinado castillo. Un castillo que, según las leyendas, fue levantado por el Diablo en una sola noche, y desde el que se tiene una impresionante perspectiva de los valles circundantes y, por supuesto, del mítico, ancestral y misterioso Moncayo.Desde esta cima en la que está situado el castillo, por encima de la iglesia –en tiempos románica- de la Virgen de la Huerta, se domina prácticamente el pueblo en toda su extensión; y a veces, cuando el enfurruñado cierzo sopla con fuerza, parece traer a la imaginación antiguas historias e incluso escabrosos sucesos acaecidos en el lugar, como la bruja despeñada en tiempos relativamente recientes, tema que aún constituye tabú para los habitantes del pueblo.




video

4 comentarios:

  1. Hola! La zona del Moncayo, entre Zaragoza y Soria es realmente mágica, ahora no sabía que tuviese mis orígenes ahí, jajaja. Un video y una música preciosos del lugar donde más se siente el cierzo. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo creo que es mágica. Este pueblo, junto con Barahona (Soria) y Zugarramurdi (Navarra) forma parte de la trilogía brujerial española más tradicional. El cierzo, cuando sopla por entre las ruinas de este castillo, parece ejercer una misteriosa influencia en la imaginación; hasta se diría que se escuchan los lamentos de la última bruja, maldiciendo a sus ejecutores. En fin, no deja de ser una visión romántica, con el fondo impresionante de las cumbres más altas del Moncayo cubiertas de nieve. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No lo conozco, pero tengo ganas de visitarlo con las cartas desde mi celda en la mochila.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Rubén. Te lo recomiendo. Casualidad o no, compré una estupenda edición de las Cartas desde mi celda, de Bécquer, en la pequeña librería del Monasterio de Veruela. El entorno del Moncayo fue una Fuente de ideas y conocimiento para Gustavo Adolfo y desde luego, sus experiencias constituyen toda una guía para cualquiera que desee seguir sus pasos por un lugar mítico. Te lo recomiendo, y si alguna vez lo haces, espero que me digas qué tal fue...

    ResponderEliminar