martes, 12 de abril de 2011

La Mezquita de Córdoba

Provincia: Córdoba

Córdoba, sin duda, ocupa un lugar especial, tanto en el Mundo del Arte como en el Mundo del Espíritu. No en vano, fue el centro neurálgico de la España musulmana que ocupó la mayor parte de la Península Ibérica desde aquélla fatídica batalla del Guadalete, acaecida en el año 711, que supuso la desintegración y el fin de la monarquía visigoda.

Posiblemente, el mayor exponente de que la permisibilidad religiosa musulmana es un mito, lo tengamos en ésta maravilla que es la Mezquita. Un edificio, genuinamente celestial, que se levanta sobre los cimientos de la primitiva basílica visigoda de San Vicente, y que fue posteriormente convertida en mezquita-catedral, después de que, en 1236, las huestes cristianas al mando del rey Fernando III el Santo, tomaran la ciudad.

Considerada el santuario más importante de todo el Islam de Occidente, comenzó a levantarse en el año 765, por órden de Abderramán I; sucesivamente, fue ampliándose durante los siguientes emiratos; de manera que, una vez en su interior, se observarán diferentes estilos y ampliaciones, cuyos emires ejecutores fueron Abderramán II, Al-Hakem y Almanzor, el azote de los reinos cristianos. Si bien cualquiera de las partes sobrevivientes a la catedral ordenada levantar por Fernando III merece una atención especial, mi recomendación particular se centra en el Mirdhab, el lugar más sagrado de la antigua Mezquita, en cuya cúpula observaremos la estrella de ocho puntas que sirvió de modelo para algunas relevantes construcciones cristianas, como la cúpula de la iglesia de San Miguel, en Almazán, la cúpula de la iglesia del Santo Sepulcro, en Torres del Río, y en menor escala, una de las cupulillas de la Mezquita del Cristo de la Luz, en Toledo.

Si bien Córdoba es un maravilloso compendio histórico, artistico y cultural, recomiendo especial atención a la Judería, la Calleja de las Flores, el puente de San Rafael, sobre el Guadalquivir y la torre -que se supone fue del Temple- de la Calahorra.

De 8 a 9,30 ó 10 horas de la mañana, la Mezquita se puede visitar gratuitamente.


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario