jueves, 5 de mayo de 2011

El monasterio cisterciense de Bonabal




Provincia: Guadalajara

La desamortización de Mendizábal supuso el golpe de gracia definitivo para este cenobio del Císter, enclavado en las estribaciones de la Sierra del Ocejón, a apenas un kilómetro escaso de distancia de Retiendas y a unos 5 ó 6 kilómetros de distancia de Tamajón, pueblecito que aún conserva buena parte de esa arquitectura tradicional, conocida como arquitectura negra, y que caracteriza algunos pueblos de la provincia.

Fue fundado en 1164, mediante donación del rey Alfonso VIII, y hoy el silencio de sus ruinas evocan una larga e incluso misteriosa historia, que bien merecen el agradable paseo que conduce hasta ellas.





video

4 comentarios:

  1. Hola!
    Un manasterio del que sólo que da el esqueleto frágil y las historias del pasado.
    No conozco Bonabal, con la de veces que he ido a esa zona, pero a la próxima ¡Paso!
    Las ruinas le dan un aspecto más misterioso si cabe y siempre he sentido curiosidad por el Císter, la sobriedad del Císter, aunque cuando has empezado con la "desamortización de Mendizabal" he pensado ¿Me lo estará contando la guía? Jajaja, siempre la cualpa es de Mendizabal.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Hola, bruja. Si vuelves por la zona, te lo recomiendo. Es un paseo muy agradable por un entorno muy tranquilo y muy bonito, lleno de magia y misterio. Cuando se habla de monasterio, resulta necesario citar a ese buen señor: tuvo mucha culpa de que una buena cantidad de ellos terminaran en ruinas, asaltados y saqueados; no teníamos bastante con los franceses...Y sus intenciones no eran tan sanas como a priori se puedan pensar; no se requisaba por y para el pueblo, sino por y para la corona, un pozo sin fondo donde todo iba a parar a los lujos desenfrenados y a las guerras, etc...En fin, que aún siendo una ruina, Bonabal guarda detrás de sí siglos de Historia y misterios que puede que nunca sean desvelados. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. [Por la defensa del patrimonio histórico-artístico]
    Una joya del arte cisterciense agoniza (lo lleva haciendo ya casi 200 años) de manera incesante y paulatina.
    En la última década, el estado de conservación de la abadía de Santa María de Bonaval (s. XII) ha alcanzado niveles sobrecogedores de degradación.
    El riesgo de derrumbe es cada vez más inminente... y doloroso.
    Y la imagen, romántica, fantasmagórica y solitaria de este cenobio se presenta, a ojos de visitantes, curiosos, y amantes de este monumento, simplemente como SURREALISMO PURO.
    Neglicencia, desidia, falta de sensibilidad, o de interés, conflictos de titularidad... Quien sabe. Y además que más da ya, a estas alturas.
    Del famoso decreto de Desamortización a esta parte ha llovido abundantemente.
    Y no es hora de plantear disquisiciones etéreas.
    Cada uno de nosotros, los que amamos a Bonaval, o los que simplemente aman el arte, veneran la historia, o se arrodillan junto a la orilla del Jarama de puro gozo, tenemos la obligación y la responsabilidad de parar este atropello.
    Cada uno con su granito de arena. Una opinión, un gesto de cariño, una medida de presión, una pancarta, un suspiro...
    Entre todos, ¡¡¡ Salvemos BONAVAL !!!

    http://www.facebook.com/pages/Salvemos-BONAVAL/247118408663665?sk=info

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo. De hecho, creo que hablar de estos lugares, mostrarlos bien en fotos o en vídeos, es también una forma de luchar por su memoria. Y quién sabe, tal vez si las voces se aúnan, no parece viable ya que se recupere, por desgracia, pero al menos podría conseguirse que se mantuviera como lo que realmente es: una pieza fundamental de nuestro Patrimonio, de nuestra Historia y, por supuesto, de nuestra Cultura.
    Saludos

    ResponderEliminar