martes, 18 de junio de 2013

Santa Mariña de Augas Santas: Bosque Sagrado y Forno da Santa



'A la Naturaleza le encanta ocultarse'.
[Heráclito]

Lugar: Orense
Situación: aproximadamente, a 6 kms de Allariz, Camino de Santiago. Forma parte de esta zona del concejo, donde se desarrolló la espeluznante historia de Romasanta, el único caso documentado en España, de licantropía.
Ahora bien, dejando esta escabrosa historia a un lado, la mejor cualidad de ésta pequeña localidad orensana, es el entorno en el cual está inmersa. Un entorno primordial, antiguo, marcado por extensos y tupidos bosques, en los que predomina el roble y el castaño, el hechlo y el musgo impenitente que dota a las milenarias piedras de una capa natural, cuyo color, verde esmeralda, conserva el recuerdo de las antiguas deidades celtas que habitaban el lugar. Arroyuelos cristalinos que se deslizan sinuosamente, arrastrando consigo recuerdos de antiguas magias relacionadas con los cultos a las deidades de las aguas, posteriormente transformadas cuando el Cristianismo se instaló en la región. De entre los numerosos restos castreños encontrados en las inmediaciones, destaca aquél que, denominado como Forno da Santa, en relación a Santa Mariña -una santa que, como coinciden numerosos autores, nunca existió, a pesar de los numerosos santuarios dedicados en la Península y de que en su raíz ya se localiza una clara referencia a la Mari o Diosa Madre- representa uno de los lugares más enigmáticos y a la vez apasionantes de toda la provincia. Sobre este antiguo castro, se levantó una iglesia; aunque, por razones que se desconocen, nunca se terminó. La tradición popular sitúa aquí la presencia de templarios, detalle que, a la vez, vendría a coincidir con la predilección que éstos no menos enigmáticos monjes-guerreros sentían por los antiguos asentamientos de tipo neolítico y celta y, en definitiva, por los Lugares de Poder. O mejor dicho: del Espíritu.

video

2 comentarios:

  1. Hola! Estoy acabando de bailar una muñeira al son de unas buenas fotos, la naturaleza por más que se oculte florece en Augas Santas hasta en las piedras, un lugar profundamente mágico que desde el origen de los tiempos a atraído a las personas a practicar su culto, ya lo dices en las etiquetas y qué razón llevas: lugares imprescindibles de Orense. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola, bruja. No es difícil bailar en un lugar tan especial como este, donde incluso en la imaginación el propio viento que se cuela por entre las ramas de este bosque ancestral, parece traer consigo el misterio de las antiguas melodías celtas. Es un lugar cuyos detalles forman un conjunto monumental, donde incluso se respira el aire de otros tiempos y a cada paso el viajero o el peregrino sienten que se desplazan por un lugar mistérico como pocos. Me impactó mucho este entorno y mientras caminaba hacia esa iglesia sin terminar, que se levantó encima de un antiquísimo castro celta, me parecía estar penetrando en otro mundo. Esa paz, esa tranquilidad, ese paisaje de castaños y robles, de helechos y musgos centenarios, de arroyuelos y fuentes....En fin, un lugar de sensaciones, imprescindible para todos aquellos que deseen dejar vagar el espíritu y alejarse de allí sintiendo las pilas bien cargadas. Un abrazo

    ResponderEliminar