jueves, 2 de junio de 2011

Monasterio de San Juan de Duero

Provincia: Soria
De igual manera que la ermita mozárabe de San Baudelio de Berlanga, un lugar como el monasterio de San Juan de Duero, no podía faltar en un blog como éste, que pretende mostrar, o mejor dicho, sugerir, lugares especiales capaces de dejar huella en el alma. Pocos lugares, en efecto, como éstas románticas ruinas situadas a la vera del Duero, han despertado la imaginación de generaciones de poetas. Gustavo Adolfo Bécquer, Gerardo Diego, Antonio Machado se dejaron seducir por la lamia escurridiza de la inspiración, contemplando la magia geométrica de sus arcos; paseando entre ellos, meditando a su sombra, soñando bajo el oscuro mensaje bizantino -como denominaban al románico en época de Bécquer- interpretando sueños para crear estrofas, o dejándose acunar por la legión de gatos que lo custodian.

Un lugar, enclavado junto a la ladera de un monte herido, que cada año, allá por la noche de todos los santos, abre la puerta de la fantasía para liberar ánimas y atrapar incrédulos.

En definitiva, un lugar para dejarse seducir por la ensoñación.



video

2 comentarios:

  1. Es verdad, la magia San Juan del Duero no podía faltar en este blog y además la mágica y lejana nieve ¡¡¡Qué bonito!!! Un beso.

    ResponderEliminar
  2. La nieve siempre trae consigo una sensación de magia que a veces supera la habilidad para describir las sensaciones que produce. Pero cuando cae y se posa dulcemente sobre lugares como éste, difícil es no dejarse llevar por la más absoluta de las ensoñaciones. El día que hice este vídeo, no llevaba el calzado adecuado, pero mereció la pena, de eso estoy seguro. Un abrazo

    ResponderEliminar